Actualmente son obligatorios dos niveles diferentes de accesibilidad para una estructura como el CEERRF. En primer lugar, la accesibilidad de los locales para las personas con movilidad reducida, de acuerdo con la ley de enero de 2015: los establecimientos abiertos al público están obligados a ser accesibles para todos, en particular para las personas con discapacidad. En segundo lugar, el CEERRF también debe garantizar que sus cursos de formación sean accesibles, por lo que exige un certificado médico de no contraindicación para el ejercicio de la profesión impartida. Se ha designado un referente responsable de la atención al beneficiario con discapacidad, con el que puede ponerse en contacto mediante el formulario adjunto.

SU MENSAJE